Artículo Original

https://eqrcode.co/a/qyHuAq

Los servicios climáticos en la zona costera de la provincia Cienfuegos

Climatic services en coastal zona of Cienfuegos province


RESUMEN

Hoy el Centro Meteorológico de Cienfuegos como proveedor de los servicios climáticos a nivel local pretende tener una mayor incidencia en el sector productivo y de los servicios a través de las informaciones que genera. Acometer esta tarea en ecosistemas vulnerables a los extremos climáticos como las zonas costeras es sin dudas pertinente ante los cambios que están sucediendo en el clima. De ahí que el objetivo de este trabajo sea identificar las necesidades y el estado del conocimiento sobre los servicios climáticos de los diferentes usuarios de la zona costera perteneciente al circuito sur de a la provincia de Cienfuegos. Como técnica fundamental de colecta de la información se empleó la encuesta. Consistió en un cuestionario aplicado durante febrero de 2020 a varias empresas y entidades ubicadas en la zona de estudio. Los resultados indican que, los servicios climáticos y su implementación se consideran aspectos de gran importancia para el desarrollo socioeconómico y ambiental de la zona y de que existe potencial para aumentar el uso de la información meteorológica y climática, no obstante, su integración en la toma de decisiones se entorpece debido a limitantes como la falta de accesibilidad y problemas con su comprensión. Este estudio constituye una primera etapa que proporciona la base empírica necesaria para planificar una siguiente acción por parte del servicio meteorológico en la provincia en cuanto a las necesidades de cada usuario de la zona costera de la provincia.

Palabras clave: 

servicios climáticos; zona costera; Cienfuegos.

ABSTRACT

Today the Cienfuegos Meteorological Center as a local provider of climate services aims to have a greater impact on the productive and services sector through the information it generates. Undertaking this task in ecosystems vulnerable to climatic extremes such as coastal areas is undoubtedly pertinent due to the changes that are taking place in the climate. The objective of this work is to identify the needs and the state of knowledge about the climatic services of the different users of the coastal zone belonging to the southern circuit of the province of Cienfuegos. The survey was used as a fundamental technique for collecting information. It consisted of a questionnaire applied during February 2020 to various companies and entities located in the study area. The results indicate that, climate services and their implementation are considered aspects of great importance for the socio-economic and environmental development of the area and that there is potential to increase the use of meteorological and climate information, however its integration in the decision making is hindered by limitations such as lack of accessibility and problems with understanding. This study constitutes a first stage that provides the empirical base necessary to plan a next action by the meteorological service in the province regarding the needs of each user in the coastal area of the province.

Key words: 

climatic services; coastal zone; Cienfuegos.


La variabilidad del clima y el cambio climático son fenómenos a los que hoy la humanidad debe hacer frente y adaptarse cotidianamente. La sociedad siempre ha debido afrontar la variabilidad del clima, sobre todo los fenómenos meteorológicos y climáticos extremos, pero hoy en día, la hipótesis de que las condiciones climáticas y socioeconómicas del pasado bastan como indicador de las condiciones presentes y futuras ya no es necesariamente válida. La combinación de los efectos del cambio climático y la vulnerabilidad y exposición cada vez mayores a condiciones adversas debido a las migraciones, el desarrollo de infraestructuras, los cambios en el uso de las tierras, los grandes asentamientos en las zonas costeras, constituyen retos sin precedentes para la sociedad (OMM, 2014).

En la actualidad, los estados insulares del planeta y en especial los pertenecientes a la región del Caribe ya se consideran vulnerables a los efectos del cambio climático. El desarrollo socioeconómico en estos países está muy ligado a las actividades que se ejecutan en las ciudades situadas junto a la línea de costa, sitios vulnerables ante eventos climáticos extremos.

En Cuba, el desarrollo sostenible tiene en las áreas costeras un recurso estratégico, con una importante fragilidad y vulnerabilidad. Debido a ello, al igual que para todas las islas de la región caribeña, el Manejo Integrado de Zonas Costeras (MIZC) adquiere una gran relevancia y constituye un elemento clave para lograr el manejo adecuado de todos los recursos naturales presentes en la región. Ello se logra a través de la integración de las acciones de los diferentes sectores productivos que inciden en estas áreas y, además, con la población y sus intereses económicos y sociales, jugando un papel importante para este manejo la incorporación de la ciencia y la técnica.

En este sentido resulta necesario que la sociedad gane en conocimiento sobre el clima, las predicciones e información climática para enfrentar los desafíos que impone la naturaleza. Muchos países han definido varias estrategias para mitigar y adaptarse a las condiciones que impone el clima cambiante, entre ellas el desarrollo de servicios climáticos efectivos. Se entiende por servicio climático el suministro de información climática de tal manera que facilite la adopción de decisiones a nivel personal e institucional (OMM, 2014).

En la Tercera Conferencia Mundial sobre el Clima en el 2009 se presenta el Marco Mundial para los Servicios Climáticos (MMSC), estableciendo como visión fundamental el desarrollo de capacidades en la sociedad, sobre todo en los países más vulnerables a los peligros relacionados con el clima, y como una de sus cinco metas globales, el uso de información climática en los procesos de adopción de decisiones.

Cuba, insertada en el MMSC, cuenta con una infraestructura científico-tecnológica acorde a la situación económica que presenta, generando conocimientos climáticos para el enfrentamiento al cambio climático, siendo el Instituto de Meteorología (INSMET) y sus Centros Meteorológicos Provinciales (CMP) los principales encargados en brindar la capacitación e información acertada a la sociedad acerca del clima a nivel nacional y local, respectivamente. Estas instituciones han desarrollado su infraestructura y han capacitado su capital humano, lo cual ha traído consigo una variada cartera de servicios capaz de brindar información veraz, oportuna y confiable a los gobiernos, instituciones o empresas y al sector no estatal para una eficaz toma de decisiones ante los eventos meteorológicos extremos.

En Cuba, en el año 2016 se realiza la consulta nacional del MMSC, donde se expusieron las experiencias del país en la implementación de los servicios climáticos convencionales y se analizaron las potencialidades del país en cuanto a la emisión de servicios adscritos a este enfoque. En el 2019, expertos del CMP de la provincia de Matanzas y del INSMET proponen servicios climáticos de nuevo tipo, con la visión del MMSC como herramienta certera para la adaptación al cambio climático en esa provincia (Fernández et al., 2019).

La gran mayoría de los trabajos realizados sobre este tema en el continente americano proponen la importancia de la implementación del MMSC como una de las soluciones para enfrentar los desafíos de los eventos climáticos extremos a escala regional, de país y territorial en sectores socioeconómicos y ambientales. La creación de una cultura meteorológica mediante los servicios climáticos en sectores socioeconómicos de cualquier territorio, país o región es hoy una necesidad para el desarrollo sostenible y ambiental de los ecosistemas y sociedades en desarrollo. De tal modo que se transite desde los datos históricos de las principales variables meteorológicas a la predicción climática a largo plazo, para lo cual se hace necesario la capacitación de la sociedad, que contribuyan a la eficaz toma de decisiones por parte de la administración de cualquier sector para enfrentar los desafíos del clima cambiante.

Por tanto, a través del MMSC se puede crear un grupo de servicios climáticos variados, pero con objetivos comunes que contribuya a una correcta implementación del MIZC en el país. El análisis de modelos globales, herramientas estadísticas, capacitación a proveedores y usuarios entre otras actividades científicas-técnicas pueden sino evitar, al menos minimizar los efectos del cambio climático, de fenómenos meteorológicos extremos, así como hacer un uso del clima como recurso natural en función de un manejo eficiente de la zona costera.

En la zona costera de la provincia Cienfuegos, caracterizada por presentar los mayores valores térmicos del territorio, así como los menores acumulados de lluvias, se ubican algunos asentamientos poblacionales y se desarrollan actividades económicas relacionadas con la industria, el turismo y la recreación, la agricultura, la silvicultura y la pesca. Esta zona además está entre las áreas de la provincia de mayor peligro de afectación por ciclones tropicales y sequía meteorológica (Gómez et al., 2011, Estupiñán et al., 2016).

Hoy el CMP de Cienfuegos como proveedor de los servicios climáticos a nivel local, cuenta con la autoridad y la capacidad técnica suficiente para interactuar con los usuarios. De este modo pretende tener una mayor incidencia en el sector productivo y de los servicios a través de las informaciones que genera. Para lograr esta meta encuentra desafíos diversos relacionados con la forma y vías de comunicar los productos de una manera más accesible y sencilla para los usuarios, la identificación de las necesidades y expectativas de los usuarios, entre otros. De ahí que el objetivo de este trabajo sea identificar las necesidades y el estado del conocimiento sobre los servicios climáticos de los diferentes usuarios de la zona costera perteneciente al circuito sur de a la provincia de Cienfuegos.

A nivel mundial existen múltiples conceptos y definiciones de la zona costera y de los límites que la precisan, los cuales generalmente están dados en función del enfoque utilizado. Este último puede tener fines científicos, administrativos, políticos, o de manejo (Silva et al., 2011). Otros simplemente definen sus características físicas o incluyen los aspectos demográficos, la función ecológica y las consideraciones geográficas (Windevoxhel et al., 2000).

Sin embargo, pese a la gran variedad de clasificaciones que existen en la actualidad, se asume en este trabajo el concepto contemplado en el Decreto Ley No. 212 Gestión de la Zona Costera (GOR, 2000), de la República de Cuba, en el cual se entiende como zona costera: “la franja marítimo-terrestre de ancho variable, donde se produce la interacción de la tierra, el mar y la atmósfera, mediante procesos naturales. En la misma se desarrollan formas exclusivas de ecosistemas frágiles y se manifiestan relaciones particulares económicas, sociales y culturales”.

El área de estudio se ubica en la zona costera del circuito sur de la provincia de Cienfuegos pertenecientes a los municipios de Cienfuegos y Cumanayagua pertenecientes a la provincia de Cienfuegos. La misma abarca la franja costera de todo el lóbulo suroriental de la bahía de Cienfuegos pasando por punta Los Colorados y hasta Cabagán (Figura 1). La zona incluye el Área protegida “Guanaroca-Gavilán”, la CPA “Mártires de Barbados”, la UEB “Camilo Cienfuegos” perteneciente a la Empresa Pecuaria “La Sierrita”, el Centro de Desove “Yaguacán” además de varias instalaciones de alojamiento pertenecientes al Ministerio de Turismo. También se ubican varios asentamientos rurales siendo Rancho Luna, Mártires de Barbados, Camilo Cienfuegos y Yaguanabo los principales.

Figura 1. 

Ubicación de la zona de estudio.

Para la realización del estudio se aplicaron combinadamente las metodologías cualitativa y cuantitativa, lo que permite a su vez complementar métodos característicos de ambas metodologías. Se utilizaron los métodos empíricos de estudio de caso y técnicas de recopilación de información y métodos generales de interpretación de orden teórico tales como los métodos deductivo-inductivo y análisis-síntesis.

La técnica fundamental de recogida de información fue la encuesta, un cuestionario que se confeccionó utilizando procedimientos estandarizados de interrogación con el fin de obtener mediciones cuantitativas de una gran variedad de características objetivas y subjetivas de los usuarios de la zona de estudio (García, 1993). La misma se aplicó durante el mes de febrero de 2020.

No se puede afirmar que los cuestionarios sean una de las técnicas más representativa de la investigación cualitativa, suele asociarse a enfoques y diseños de investigación típicamente cuantitativos. Sin embargo, según criterios expuestos por Rodríguez (2006), el cuestionario como técnica de recogida de datos puede prestar un importante servicio también en la investigación cualitativa, por lo que complementa a ambas.

Esta técnica es utilizada para que sea respondida por un conjunto de personas que le dan validez desde su condición de muestra. La modalidad permite tabular dichas respuestas y disponer de una imagen sobre la información emitida respecto al objeto de estudio de la investigación (García, 1993).

La encuesta tuvo como objetivo diagnosticar el estado de conocimiento de los trabajadores en las instalaciones o empresas ubicadas en la zona de estudio sobre los servicios climáticos para el desarrollo más eficiente de la actividad económica, social y ambiental que desarrollan. La misma aportó información sobre los datos personales de la muestra estudiada en cuanto al sexo, edad y nivel de escolaridad.

El cuestionario se estructuró en tres secciones, la primera sección recogió las características sobre las empresas o instituciones, el sector económico a que pertenecen, el municipio donde se ubican, así como las funciones que realizan los encuestados dentro de las mismas.

En la segunda sección se indagó acerca del uso o no de los servicios climáticos, los tipos de servicios que utilizan, la frecuencia y vías por donde los adquieren, etc. En la tercera sección se conoció de las demandas por parte de los usuarios de la información climática que le son de interés para el desarrollo de sus actividades, así como las barreras que dificultan el uso de la misma. Además, se indagó sobre los impactos que puede provocar el cambio climático en su actividad económica y del impacto del uso de los servicios climáticos en su actividad fundamental, entre otras cuestiones.

La encuesta se aplicó a 8 instalaciones o empresas, la muestra fue de 48 trabajadores distribuidos como se muestra en la Tabla 1. Los encuestados se pueden dividir en dos grandes grupos sectoriales: Agricultura, Ganadería y Bosque y el sector del Turismo con un 52 % y 48 % respectivamente, los cuales representan los mayores usos de la zona estudiada.

Tabla 1. 

Muestra seleccionada por entidades a la que se le aplicó el instrumento de investigación.

NoComunidadMuestra
1Empresa Pecuaria “La Sierrita”16
2CPA “Mártires de Barbados”5
3Complejo Hotelero “Rancho Luna-Faro Luna”5
4Delfinario de Cienfuegos4
5Campismo “Playa Inglés”5
6Grupo Extra Hotelero Palmares5
7Delegación Provincial de Turismo4
8Área Protegida “Guanaroca-Gavilán”4
Total48

De la muestra encuestada, se apreció un predominio de personas adultas, entre 26 y 60 años (92%). Existe un bajo predominio de las personas jóvenes (6%) y adultos mayores (2%), comprobándose que existe un alto grado de experiencia en la mayoría de los encuestados, válido a los efectos de esta investigación, Figura 2.

Figura 2. 

Distribución de los encuestados por edad laboral.

Por género, la muestra se caracterizó por tener 20 féminas y 28 masculinos lo que equivale a un 42 % y 58 % respectivamente.

El nivel escolar de la sociedad cubana es de medio a alto, lo que se refleja regularmente en las investigaciones científicas y constituye una fortaleza para cualquier trabajo de investigación como: de educación ambiental, de comunicación y socialización de informaciones necesarias para la búsqueda de soluciones en sectores socioeconómicos. De la muestra encuestada, el 63% tiene nivel superior lo que demuestra que se tiene preparación cognitiva a la hora de tomar de decisiones efectivas en las actividades que desarrollan en la zona costera, Figura 3. El sector del turismo y recreación tuvo el 73 % de los universitarios de la muestra. En el sector agropecuario existió un igual porcentaje entre los niveles universitarios y medio superior, demostrando cuánto falta aún tener más universitarios en este sector económico tan importante para el país. Capacitar a los responsables de las decisiones en este sector garantizaría tomas de decisiones emergentes, renovadoras y sostenibles para afrontar los desafíos que el clima impone, logrando producciones superiores, garantizando la seguridad alimentaria y evitarían pérdidas económicas y ambientales en zonas vulnerables al cambio climático.

Figura 3. 

Distribución de los encuestados por nivel de escolaridad.

El 40 % de los encuestados ocupaban cargos en áreas de la administración o dirección, con un mayor predominio del género masculino (79 %). El resto de la muestra se distribuyó entre ocupaciones de técnico (25 %), comercial (10 %), directas a la producción (8 %) y especialistas de medio ambiente (6 %). Con menores representaciones estuvieron las ocupaciones de inversionistas y energéticos.

La distribución ocupacional de los encuestados se considera adecuada para los efectos de la investigación dado el gran por ciento de decisores involucrados, toda una vez que los servicios climáticos abarcan la generación, traducción, transferencia y utilización de los conocimientos y la información sobre el clima en el proceso de toma de decisiones, sobre la base de datos fehacientes y en la planificación y las políticas inteligentes respecto del clima.

Más de la mitad de los encuestados refirieron no incorporar de manera oficial el uso de los servicios climáticos para el desarrollo de sus actividades, Figura 4. Ello es comprensible, si se tiene en cuenta que hoy a nivel mundial y en Cuba no se tiene totalmente legislado el uso de estos servicios para la toma de decisiones más efectivas por parte de los decisores, ésta es una de las deficiencias mencionada anteriormente del MMSC y es uno de los temas en que se centra esta investigación. A pesar de que el país aborda en los medios de difusión masiva, espacios radiales y televisivos temáticas relacionadas sobre el aumento del cambio climático y sus consecuencias, no se tienen en cuenta los servicios climáticos en la búsqueda de soluciones para adaptarse y disminuir los riesgos ante un clima cambiante. Las respuestas al resto de las interrogantes en la encuesta evidencian que el conocimiento del objeto en su totalidad, en su esencia y desde una perspectiva científica, es aún incipiente y de bajo nivel en los decisores y trabajadores.

Figura 4. 

Conocimiento referente al uso de los servicios climáticos de los encuestados.

De los encuestados que afirmaron usar los servicios climáticos en las actividades que realizan, la mayor parte estuvieron asociados a los Sistemas de Alerta Temprana (SAT) ante los fenómenos meteorológicos peligrosos (FMP) (33 %), la solicitud de datos climáticos (27 %) y los pronósticos meteorológicos a corto y mediano plazo con más del 17 %, Figura 5. A pesar de esto, en su mayoría expusieron la falta de conocimientos de cómo utilizarlos eficazmente para la toma de decisiones con respecto al manejo de los recursos naturales en la zona de estudio.