Artículo de Revisión

  

http://opn.to/a/5KtrB

Cienfuegos, Fidel y los ciclones tropicales

Cienfuegos, Fidel and tropical cyclones


RESUMEN

La ciudad de Cienfuegos, conocida por muchos como “La linda ciudad del mar” o la “Perla del sur” con una apacible bahía orgullo de sus habitantes, con sus innumerables sitios históricos, instalaciones patrimoniales y lugares emblemáticos, próxima a cumplir sus 200 años de fundada dedica esfuerzos considerables en su restauración y embellecimiento. Esta reseña tiene como objetivo describir las principales afectaciones del huracán Michelle en instalaciones patrimoniales y lugares emblemáticos de la ciudad de Cienfuegos, así como referenciar la presencia del líder de la Revolución Cubana en Cienfuegos asociada al azote de dos importantes ciclones tropicales como el Lili y el Michelle. Los daños y destrozos ocasionados en la infraestructura de las instituciones emblemáticas de la ciudad por el paso de Michelle y otros ciclones tropicales han sido solubles en la medida de las posibilidades económicas, pero sus pobladores guardan en su memoria recuerdos imborrables de todas las afectaciones.

Palabras clave: 

ciclón tropical; Cienfuegos; afectaciones; Fidel Castro.

ABSTRACT

The city of Cienfuegos, known by many as "The beautiful city of the sea" or the "Pearl of the South" with a peaceful bay pride of its inhabitants, with its countless historical sites, patrimonial installations and emblematic places, close to its 200th anniversary Founded devotes considerable efforts in its restoration and beautification. This review aims to describe the main effects of Hurricane Michelle on patrimonial installations and emblematic places in the city of Cienfuegos, as well as to refer to the presence of the leader of the Cuban Revolution in Cienfuegos associated with the scourge of two important tropical cyclones such as Lili and Michelle. The damages and destruction caused in the infrastructure of the emblematic institutions of the city due to hurricane Michelle and other tropical cyclones have been soluble to the extent of the economic possibilities, but its habitants keep in their memories unforgettable memories of all the affectations.

Key words: 

tropical cyclone; Cienfuegos; damages; Fidel Castro.


La Plaza de Armas de Cienfuegos (desde el año 1902 Parque José Martí), constituye el núcleo principal de la vida cotidiana en Cienfuegos, heredera de las más modernas ideas urbanas, -influenciadas por las corrientes de la ilustración española y francesa-, que arribaron e impactaron en América. Sus dimensiones la catalogan como la mayor existente entre las ciudades del interior del país, al decir del Dr. Eusebio Leal Spengler, “la plaza más bella de Cuba”1, motivado por la no incorporación del edificio principal de Aduana, en la manzana oeste sino que fue edificado frente a la rada cienfueguera, a escasos metros del antiguo “Muelle de la Real Hacienda”, lugar donde se realizaron los intercambios comerciales más importantes, capaces estos de propiciar en corto tiempo una gran prosperidad, a este enclave marítimo, que alcanzaría así la categoría de ciudad en apenas 61 años después de su fundación en 1819.

Junto con el núcleo fundacional de la ciudad, se proyectaron y construyeron arterias tan importantes como las avenidas “San Fernando” y “San Carlos”, vías que por sus características comerciales atrajeron gran cantidad de negocios y ciudadanos, ávidos de ver sus escaparates2, llenos de ofertas, aditamentos que aun poseen y caracterizan la zona.

Estas avenidas se convirtieron en corredores peatonales por excelencia, que hacia el este, vincularon la amplia plaza con el bello y arbolado Paseo de Vives, -o Paseo de la Independencia-, conocido hoy como el Paseo del Prado. Este boulevard de mayores dimensiones que el de la propia Habana, pues sus más de 1600 metros de extensión, trazado y ubicado de sur a norte, así lo atestiguan, es considerado como el más largo de la Isla de Cuba.

En la ciudad se destacan otras edificaciones y lugares de alto valor patrimonial como el emblemático y coloso de las tablas Teatro Tomás Terry, institución cultural fundada en 1890, a pesar de haber sido construido y terminado un año antes. El Palacio Ferrer, joya de la arquitectura cienfueguera y desde donde se tiene una de las mejores visuales de la ciudad hacia el sur y hacia el este; el museo provincial, otrora Casino Español construido en 1898; la Casa del Fundador; la Catedral Purísima Concepción; el Liceo de Cienfuegos; el Obispado de Cienfuegos; el Palatino (considerada la construcción más antigua del Parque que se conserva en la actualidad) y el Cementerio de Reina, único de su tipo en Cuba por las características de sus enterramientos en nichos verticales; se suman a los innumerables valores arquitectónicos de la “Perla del Sur”.

Dichos espacios, cualificados por demás hoy día, como Patrimonio Cultural de la Humanidad3, se han visto transformados drásticamente por varios fenómenos meteorológicos que azotaron la propia ciudad. Cabe mencionar el intenso ciclón que afectó la colonia Fernandina de Jagua a solo 6 años de su fundación en octubre de 1925 y que destruyó casi en su totalidad los bohíos y las casas de guano que formaban el caserío llevando la consternación a los moradores de la joven villa. El huracán de Cienfuegos y Trinidad como también se le conoce, solo dejó en pie muy escasas casas, entre ellas la del fundador Don Luis De Clouet (Rosseau y De Villegas, 1920).

A este le siguieron un numeroso listado de visitas no deseadas entre los que se destacan el ciclón del 35 o huracán de Cienfuegos en septiembre de 1935 y el huracán Fox en octubre de 1952. Después del triunfo revolucionario en 1959 la provincia y en particular la ciudad han sido azotadas por varios ciclones tropicales marcando una mayor frecuencia e intensidad a partir de la década del 90 del pasado siglo. Entre los más significativos se encuentran el Lili en octubre de 1996, el Michelle en noviembre de 2001, el Dennis en julio de 2005 y el Ike de septiembre de 2008 (Barcia et al., 2012).

La presente reseña pretende describir las principales afectaciones del huracán Michelle en instalaciones patrimoniales y lugares emblemáticos de la ciudad de Cienfuegos, así como referenciar la presencia del líder de la Revolución Cubana en Cienfuegos asociada al azote de dos importantes ciclones tropicales.

El huracán Michelle se desarrolló a partir de la depresión tropical No. 15 de la temporada ciclónica 2001, surgida en el seno de una onda tropical en el mar Caribe occidental el 29 de octubre, afectando a Nicaragua y Honduras con intensas lluvias. El día 2 de noviembre en la mañana, ya en el mar, Michelle alcanza la condición de huracán categoría 1 (escala Saffir-Simpsom) y en la tarde del mismo día la categoría 2. A partir de ese día inclina el rumbo al nordeste, se intensifica rápidamente y el día 3 en la mañana ya es categoría 4 con un movimiento que lo aproximaba cada vez más a Cuba.

El día 4 Michelle comienza con una tendencia marcada al estacionamiento y a cierta desorganización en el campo nuboso cercano al centro, no así en sus bandas de alimentación que continuaban estables. Durante la madrugada y primeras horas de la mañana experimenta un movimiento al nordeste con una velocidad inferior a los 10 km/h, situándolo alrededor de la 1:00 p.m. (18:00 UTC) al oeste y muy próximo a Cayo Largo del Sur, con vientos máximos sostenidos de 220 km/h y una presión central de 950 hPa.

Su entrada a la isla de Cuba, ocurre por un punto muy próximo a la Bahía de Cochinos, al oeste de Playa Girón, alrededor de las 6:00 p.m. (23:00 UTC) de ese día. Un notable aumento en su velocidad de traslación a 24.5 km/h y un ligero movimiento más al estenordeste lo hacen atravesar la provincia de Cienfuegos entre las 7:00 p.m. (00:00 UTC) y las 10:00 p.m. (03:00 UTC), pasando su centro muy cerca de las localidades de Aguada de Pasajeros, Abreus, Rodas, Palmira y Lajas. En estas localidades se apreciaron áreas de calma de hasta una hora de duración, característica muy propia del paso del ojo del huracán, que hizo pensar a muchas personas que ya la tormenta había pasado. Luego continuó su rumbo al nordeste por territorio villaclareño, saliendo al mar, ya mucho más debilitado (Categoría 1), por un punto al este y cercano a Sagua la Grande (Ballester y Rubiera, 2001).

Michelle se debilitó considerablemente al entrar a tierra, sobre la provincia de Cienfuegos pasó realmente como un Categoría 2. Este debilitamiento se debió a que el organismo transitaba por un proceso de extratropicalización o pérdida gradual de características tropicales, lo que fue evidente al notar que los vientos del sector izquierdo fueron en general más fuertes y extensos que los del sector derecho (Ballester y Rubiera, 2001).

Se pueden abordar muchas aristas en este tema, pero puede significarse entre otras cosas, la poca lluvia, antes, durante, y después del paso del huracán. Las mayores lluvias se registraron en su sector izquierdo y no en el sector derecho, lo que no es característico en un huracán y sí es otra evidencia de que se había iniciado un proceso de extratropicalización.

Por su puesto otra característica notable, resultan los fuertes vientos registrados, en las estaciones meteorológicas de Cienfuegos, con rachas máximas de 167 km/h a las 7:00 p.m. (00:00 UTC) en Cienfuegos y de 176 km/h a las 6:00 p.m (23:00 UTC). en Aguada de Pasajeros, valor a partir del cual hizo inservible el equipo de medición (Barcia et al., 2012).

Los efectos sobre el mar fueron muy importantes. La apacible bahía de Jagua cambió su tranquilidad por olas superiores a los 3 metros de altura (fuerza 4-5) nunca antes vistas en este litoral, con un fenómeno de surgencia de tormenta que provocó una sobre elevación del nivel medio del mar, entre 1.5 y 1.8 metros, originando penetraciones del mar en las áreas costeras bajas (Ballester y Rubiera, 2001; Muñoz et al., 2018).

Los efectos destructores del mar pudieron apreciarse en toda la zona de Punta Gorda, incluso en el entorno del faro de Los Colorados y Pasacaballos, donde el oleaje fue aún mayor, se observaron grandes rocas sacadas del fondo del mar y lanzadas a gran distancia por encima de la carretera, la que quedó totalmente destruida e intransitable.

Michelle fue un huracán de gran intensidad, Categoría 4 de un máximo de 5, con una extensa área de influencia de sus vientos huracanados y fenómenos de inundaciones costeras por penetraciones del mar en tramos costeros del norte y el sur de Cuba.

El pueblo de Cienfuegos, se pudo mantener informado en pleno azote a través de la radio local y la comunicación telefónica. Radio Ciudad del Mar, la emisora .local, estuvo permanentemente encadenada con el Grupo Provincial de Pronósticos y las informaciones que emanaban se trasmitían en vivo a la ciudadanía, con una frecuencia de minutos; orientaciones, comportamientos del huracán, trayectoria, etc.

La Biblioteca Provincial “Roberto García Valdés”, otrora Liceo de Cienfuegos, institución diseñada por el arquitecto italiano Alfredo Colli en 1921 expresamente para dicha sociedad de instrucción y recreo, edificación de dos niveles ubicada en la intersección de las arterias: calle 37 y Avenida 58 (Prado y Santa Cruz) sufrió el azote de este organismo tropical, provocando daños considerables en su estructura, cubierta y ventanas originales dado el influjo de los vientos huracanados llegados por ambas arterias, Figura 1.

0864-151X-rcm-25-sp-e10-gf1.jpg

Figura 1. 

Afectaciones a la Biblioteca Provincial asociadas al paso del huracán Michelle por Cienfuegos.

Los fuertes vientos que acompañaban a Michelle destruyeron toda la cristalería del Palacio Ferrer, del ateneo del Teatro Tomás Terry y en la Catedral se perdieron varias secciones del conjunto de vitrales envidiables con que cuenta la misma. El museo provincial, antiguo Casino Español, construido a los efectos del fortalecimiento del grupo de inmigrantes españoles asentados en Cienfuegos en 1898 fue otra de las instituciones severamente dañadas al paso de este intenso ciclón tropical.

La Bahía de Jagua, sitio indispensable de la memoria e identidad del cienfueguero, se convierte en enemigo natural del hombre, cuando de ciclones se habla. La fuerza del mar afectó significativamente sitios emblemáticos como el Restaurant Covadonga (Figura 2), el Hotel Jagua, Club Cienfuegos, Club Cazadores, cabaret Costasur y el Muelle de la Real Hacienda. El viejo espigón, que recibe al visitante desde el mar, como buen anfitrión, reventando los oídos, perdió el derecho de mantener su estatus, dadas las condiciones en que quedó, después del paso de Michelle. Sus pilotes enclavados allí durante años, se dañaron, hiriéndolo de gravedad, para nunca más permitir el fondeado de los buques y barcos de cabotaje, que lo decoraron durante años.

0864-151X-rcm-25-sp-e10-gf2.jpg

Figura 2. 

Afectaciones en el restaurante Covadonga asociadas al paso del huracán Michelle por Cienfuegos.

Otras de las zonas marineras, fuertemente devastadas por este furioso fenómeno con nombre de mujer, fue la zona residencial “La Punta”4, situada en el extremo Sur de la ciudad de Cienfuegos, con una privilegiada ubicación, levantada desde la segunda mitad del siglo XIX y donde reina un conjunto de arquitectura en madera, de amplia influencia norteamericana y caribeña. Su larga península, fue envuelta en instantes por el mar embravecido, capaz de eliminar la línea de costa y su cota cero, para entregar, a los residentes, unas visiones dantescas de casas destruidas y la tierra firme desaparecida, Figura 3. A esto se sumaron los daños provocados al exótico Palacio de Valle y el destacado exponente de la arquitectura racionalista, Hotel Jagua, el que sufrió daños en una de sus habitaciones esquineras superiores y en casi toda la cristalería, del primer piso, símbolos todos de la “Perla del Sur”.

0864-151X-rcm-25-sp-e10-gf3.jpg

Figura 3. 

Afectaciones en “La Punta” asociadas al paso del huracán Michelle por Cienfuegos.

Años costó la rehabilitación de “La Punta” arrojando como resultado el rescate integral de la zona, el mejoramiento del hábitat y del estado técnico - constructivo de los inmuebles y su entorno, incluyendo las redes técnicas y su comunicación vial y marítima, convirtiéndose en la actualidad en un agradable punto de atracción para el visitante, que, de hecho, al llegar aquí, ya ha sido conquistado por la “Ciudad del Mar”.

Todos los ciclones que afectaron la provincia Cienfuegos en las últimas 4 décadas estuvieron acompañados por la labor de un pequeño grupo de hombre liderados hasta el año 1998 por el Doctor en Ciencias Geográficas Antonio de J. Fernández García y luego por el eterno profesor Gonzalo Alfonso Calzadilla quienes eficientemente utilizaron con sapiencia, tono y perseverancia las prestaciones ofrecidas por el Radar Meteorológico, ubicado en el Pico “San Juan”5.

Lili en 1996 y Michelle en 2001 lograron el vínculo - encuentro intelectual- entre dos grandes figuras del país y de la ciencia, quienes hicieron de su labor diaria, una marca o huella indeleble, por su ética sostenida, al servicio humano, que practicaron libres de todo bien propio, los Dr. Antonio de J. Fernández García y Fidel Castro Ruz.

La primera vez de este suceso ocurrió durante el paso del contradictorio huracán Lili, en octubre de 1996 y acertadamente pronosticado por los meteorólogos cienfuegueros, dejando en la comunidad científica nacional una huella de buen trabajo y prestigio, a pesar de ser un pequeño y joven Grupo Provincial de Pronósticos.

Allí en la Región Militar de Cienfuegos, el Comandante en Jefe fue testigo de su sapiencia y modestia. Las explicaciones del joven meteorólogo formado en Cuba y la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), lo hicieron comprender lo acertado de su decisión, sobre la ubicación del radar “Pico San Juan”; y además conocer de la existencia de un personal calificado, fuera de la capital del país, colmado de ideas y aportes para la meteorología de Cienfuegos y Cuba, Figura 4.

0864-151X-rcm-25-sp-e10-gf4.png

Figura 4. 

Fidel en la sede del Consejo de Defensa Provincial después del paso del Huracán Lili en octubre de 1996. De izquierda a Derecha: Manuel Menéndez Castellanos, Antonio de J. Fernández García y Fidel Castro Ruz. Fuente: Ramos (2011)

Una foto muy estimulante en el joven meteorólogo, constituyó la tomada en las áreas de dicha instalación militar, Figura 5. En la misma se ve un Fidel impresionado, por los desastres ocurridos, la confianza en la recuperación, pero más aun por la presencia de un equipo provincial ya fraguado en estas contiendas naturales, al punto de mantenerse en la puerta de su vehículo por espacio de 45 minutos, escuchando y dando orientaciones. En el fondo de la imagen, un Tony pensativo y confiado, al saber que sus conocimientos hicieron más fáciles la toma de decisiones para enfrentar tan aciago ciclón.

0864-151X-rcm-25-sp-e10-gf5.jpg

Figura 5. 

Visita de Fidel a Cienfuegos después del paso del huracán Lili en octubre de 1996.

Tiempo después, otro evento climatológico los aproximó nuevamente, el huracán Michelle. A pocas horas del paso de Michelle, el Comandante en Jefe arriba a Cienfuegos con el fin de apreciar las afectaciones causadas por el huracán en la agricultura y las viviendas del territorio, Figura 6 (Ramos 2011). Vino directo a la sede de la Asamblea Provincial del Poder Popular6, para conocer los daños ocasionados por este intenso fenómeno meteorológico.

0864-151X-rcm-25-sp-e10-gf6.png

Figura 6. 

Recorrido de Fidel por Cienfuegos después del paso de Michelle. Fuente: Ramos (2011)

Su estancia fue por espacio de entre 45 minutos y 1 hora y en la misma se le rindió un informe preliminar sobre la magnitud de los daños sufridos, las acciones de recuperación realizadas en el más breve tiempo, más las perspectivas futuras en la mitigación de los mismos. Trasmitió además un reconocimiento a la población, indagó los detalles más mínimos del peligroso huracán y se interesó por las necesidades de recursos. Nuevamente el Dr. Sc. Antonio de J. Fernández García, le informó detalladamente los pormenores del huracán a su paso por la provincia, en un pequeño local escogido a estos efectos. Una mesa grande los separaba, con un mapa de Cuba como telón de fondo, más se mostraba seguro de sus fundamentadas explicaciones, Figura 7.

0864-151X-rcm-25-sp-e10-gf7.jpg

Figura 7. 

Visita de Fidel a Cienfuegos después del paso del huracán Michelle en noviembre de 2001.

Sin dudas una parte considerable de la cultura que tiene la población cubana sobre ciclones tropicales obedece a la particular atención que le prestó el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz a este tema. El máximo líder de la Revolución cubana le dedicó mucho tiempo al estudio de los fenómenos hidrometeorológicos y, sobre todo, a contrarrestar su impacto en los bienes de la población y la economía.

El paso del huracán Michelle representó la primera afectación de un huracán de gran intensidad a nuestro país en pleno siglo XXI. Curiosamente la última del siglo XX, había ocurrido también por un Huracán categoría 4 en la misma zona del país en 1952. El tiempo transcurrido entre ambos hechos, casi medio siglo, 49 años, hizo que dos generaciones no conocieran un huracán de esta naturaleza, habiendo tenido la experiencia de sistemas tropicales más débiles.

Michelle causó serias afectaciones al patrimonio histórico de la ciudad de Cienfuegos. Los daños y destrozos ocasionados en la infraestructura de las instituciones emblemáticas de la ciudad por el paso de los ciclones tropicales han sido solubles en la medida de las posibilidades económicas, pero sus pobladores guardan en su memoria recuerdos imborrables de todas ellas.

AGRADECIMIENTOS

Al Centro Provincial de Meteorología de la Provincia de Cienfuegos, por su valiosa ayuda en la confección de este trabajo, especialmente al M. Sc. Virgilio Regueira y la M. Sc. Sinaí Barcia Sardiñas.

 

REFERENCIAS

Ballester, M. y Rubiera, J. M. 2001. Informe de la temporada ciclónica de 2001 en el Atlántico Norte. INSMET. Available: <Available: http://www.met.inf.cu/asp/genesis.asp?TB0=PLANTILLAS&TB1=TEMPORADA&TB2=/Temporadas/temporada2001.htm >, [Consulted: enero 10, 2019]

Barcia, S.; Orbe, G.; Regueira, V.; Rodríguez, C. y Millán, J. 2012. Ciclones tropicales que han afectado la provincia Cienfuegos. Centro Meteorológico Provincial de Cienfuegos, INSMET, 144 p.

Muñoz, A.; Marín, M. C. y Caravaca, L. 2018. “Simulación de la surgencia en la Bahía de Cienfuegos”. Revista Ingeniería Hidráulica y Ambiental, 39(1): 32-42. ISSN 1680-0338.

Ramos, L. E. 2011. Fidel Castro ante los desastres naturales. Pensamiento y Acción. Oficina de publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 376 p. Available: <Available: http://www.fidelcastro.cu/sites/default/files/fichero_libros/Fidel--ante--los--desastres.pdf >, [Consulted: enero 15, 2019]

Rousseau P.L. y De Villegas P.D. 1920. Memoria Descriptiva, Histórica y Biográfica de Cienfuegos, 1819-1919. P 60-61.

 

NOTAS

1Conferencia impartida en Cienfuegos, con motivo del tercer aniversario de la declaratoria de la Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

2Vidrieras. Espacio exterior de las tiendas, cerrado por cristales, donde se exponen las mercancías a la vista del Público.

3El 15 de julio del año 2005 en la XXIX sesión del Comité del Patrimonio Mundial efectuada en Durban, Sudáfrica, se aprobó por unanimidad la declaración del Centro Histórico Urbano de Cienfuegos PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD. Se consideraron los criterios: El Centro Histórico de Cienfuegos muestra un importante intercambio de influencias basadas en la Ilustración española y ser un ejemplo excepcional y adelantado de su implementación en el planeamiento urbano en América Latina en el siglo XIX.

4Sitio Histórico Urbano: 7 hectáreas, limita al norte con la Avenida 2, al este, sur y oeste con el litoral e incluye 29 inmuebles por su uso original. Posee 26 Viviendas, 1 Hotel: Jagua, 1 Restaurante: Covadonga. El 20 de enero del 2000 fue proclamada Monumento Nacional la zona conocida como "La Punta", en Punta Gorda, situada en el extremo sur de la ciudad, con ello la provincia cienfueguera se enorgullece al alcanzar la cifra de 11 inscriptos en esa categoría.

5Instalación ubicada en la máxima elevación del macizo montañoso Guamuhaya perteneciente a Cienfuegos a tenor de las valoraciones realizadas por el Comandante en Jefe Fidel Castro, al cruce del huracán Allen en 1980, al sur de Cuba.

6Se reúne en el Poder Popular Provincial, con los máximos directivos del gobierno, el PCC, los órganos de prensa, y miembros del Consejo de Defensa Provincial.

 

 

 

 


Los autores de este trabajo declaran no presentar conflicto de intereses.

Este artículo se encuentra bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional (CC BY-NC 4.0)  


Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.